Blancanieves y Rosarroja

Blancanieves y Rosarroja o Blancanieve y Rosaflor es la traducción del título Schneeweißchen und Rosenrot del cuento de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm. Como bien podréis comprobar más tarde, poco tiene que ver el cuento que conocemos por el nombre de Blancanieves (la de los siete enanitos). En la clasificación Aarne-Thompson-Uther se titula este cuento bajo el nombre de Las dos muchachas, el oso y el enano (nº 161). También lo recopila Andrew Lang en The Blue Fairy Book bajo el título de Snow-White and Rose-Red. Parece ser un cuento de tradición oral.


Había una vez una viuda pobre que vivía en una casita de campo sola. Delante de la casita de campo tenía un jardín en donde había dos rosales, uno de los cuales daba rosas blancas y el otro rosas rojas. Ella tenía dos hijas jóvenes que se parecían a los dos rosales, y a una la llamó Blancanieves, y a la otra Rosarroja. Ellas estaban tan bien y eran tan felices, tan ocupadas y alegres como alguna vez dos muchachas en el mundo lo fueran. Blancanieves era más tranquila y gentil que Rosarroja. Ella prefería correr en los prados y campos buscando flores y cogiendo mariposas; Blancanieves se sentaba en casa con su madre, y le ayudaba a ella con su trabajo de la casa, o le leía cuando no había otra cosa para hacer.

Las dos jóvenes eran tan aferradas cada una a la otra, que ellas siempre iban de la mano cuando salían juntas, y cuando Blancanieves decía:

Ilustración de Jessie Willcox Smith, 1911.
Ilustración de Jessie Willcox Smith, 1911.

―No nos abandonaremos la una a la otra.

Rosarroja contestaba:

―Nunca mientras vivamos.

Y su madre añadía:

―Lo que una tiene lo comparte siempre con la otra.

Ellas a menudo corrían por el bosque solas y juntaban bayas rojas, y ninguna bestia les hacía daño, y éstas se acercaban a ellas confiadamente. La pequeña liebre comía hojas de col de sus manos, el corzo pastada a su lado, el venado saltaba alegremente cerca de ellas, y las aves se quedaban quietas sobre las ramas cantando sus trinos. Ninguna desgracia las alcanzó; si ellas se quedaban demasiado tarde en el bosque, y la noche llegaba, ellas se arrecostaban cerca una de la otra sobre el musgo, y dormían  hasta que la mañana viniera, y su madre sabía esto y no tenía ninguna angustia al respecto.

Una vez cuando ellas habían pasado la noche en la foresta y el alba las había despertado, vieron a un niño hermoso con un vestido blanco brillante sentado cerca de sus lechos. Él se levantó y miró amablemente hacia ellas, pero no dijo nada y se marchó en el bosque. Cuando ellas miraron alrededor, encontraron que habían estado durmiendo cerca de un precipicio, y habrían caído seguramente en él en la oscuridad si hubieran avanzado sólo unos pasos más adelante. Y su madre les dijo que debe haber sido el ángel que protege a las muchachas buenas.

Blancanieves y Rosarroja mantenían la pequeña casita de campo de su madre tan ordenada que era un gran placer mirar dentro de ella. En el verano Rosarroja estaba al cuidado de la casa, y cada mañana ponía una corona de flores por la cama de su madre antes de que ella despertara, en la que había flores de ambos rosales. En el invierno Blancanieves encendía el fuego y colgaba la caldera sobre el fogón. La caldera era de cobre y brillaba como el oro, de lo tan finamente que la pulían. Por la tarde, cuando los copos de nieve caían, la madre decía:

―Ve, Blancanieves, y échale el cerrojo a la puerta.

Y luego ellas se sentaban alrededor del hogar, y la madre tomaba sus gafas y leía en voz alta de un libro grande, y las dos muchachas escuchaban atentas tranquilamente sentadas. Y cerca de ellas había un cordero sobre el suelo, y detrás de ellas, sobre una percha, estaba una paloma con su cabeza escondida bajo sus alas.

Una tarde, cuando ellas se sentaban así cómodamente juntas, alguien llamó a la puerta como si deseara ser dejado entrar. La madre dijo:

―Rápido, Rosarroja, abre la puerta, debe ser un viajero que busca refugio.

Rosarroja se levantó, fue y empujó atrás el cerrojo, pensando que era un hombre pobre, pero no, era un oso que estiró su amplia cabeza negra dentro de la puerta. Rosarroja gritó y saltó hacia atrás, el cordero baló, la paloma revoloteó, y Blancanieves se escondió detrás de la cama de su madre. Pero el oso comenzó a hablar y dijo:

―¡No tengan miedo, no les haré daño! Tengo mucho frío, y sólo quiero calentarme un poco al lado de ustedes.

―Pobre oso ―dijo la madre―; acércate al lado del fuego, sólo ten cuidado de no quemar tu piel.

Entonces ella dijo en voz alta:

―Blancanieves, Rosarroja, salid; el oso no les hará daño, él es bueno.

Ambas salieron, y con el tiempo el cordero y la paloma también se acercaron y no tuvieron miedo de él. El oso dijo:

―Aquí, muchachas, por favor sacúdanme la nieve que tengo sobre mi piel.

Ellas trajeron la escoba y barrieron la nieve, dejando al oso limpio; y él se estiró al lado del fuego y gruñó contentamente y cómodamente.

Y ellas pasaron tranquilamente en su casa, y gastaban bromas y jugaban con su invitado especial. Ellas tiraban de su pelo con sus manos, ponían sus pies sobre su espalda y lo hacían rodar, o tomaban una suave rama de avellana y lo golpeaban cariñosamente, y cuando él gruñía ellas se reían.

Pero el oso tomó todo esto de buen modo, y sólo cuando ellas eran demasiado ásperas él les decía:

―Por favor, muchachas. Blancanieves, Rosarroja: ¿pegarían a quien las quiere?

Cuando ya era la hora de acostarse, y las jóvenes se habían ido a dormir, la madre dijo al oso:

―Usted puede dormir allí por el hogar, y así estará protegido del frío y del mal tiempo.

Tan pronto como el día llegó, las dos jóvenes le abrieron la puerta, y él se internó a través de la nieve en el bosque.

De aquí en adelante el oso vino cada tarde a la misma hora, se posaba por el hogar, y dejaba a las jóvenes divertirse con él tanto como quisieran; y ellas se hicieron tan allegadas a él que las puertas nunca fueron sujetadas hasta tanto su amigo negro no  hubiera llegado.

Cuando la primavera llegó y todo el exterior era verde, el oso dijo una mañana a Blancanieves:

―Ahora debo marcharme, y no puedo volver por todo el verano.

―¿Y adónde irá usted, entonces, querido oso? ―preguntó Blancanieves.

―Debo entrar en el bosque y proteger mis tesoros de los duendes malos. En el invierno, cuando la tierra está congelada con fuerza, ellos están obligados a quedarse en sus cuevas y no pueden trabajar a su manera; pero ahora, cuando el sol ha descongelado y calentado la tierra, ellos salen para curiosear y robar; y lo que una vez entra en sus manos y en sus cuevas, no vuelve a ver la luz del día otra vez facilmente.

Blancanieves se entristeció mucho de que su amigo se marchara, y cuando ella desatrancó la puerta para él, y el oso, al ir apresurado, se prensó contra el cerrojo  y un pedazo de su piel peluda se le arrancó, y a Blancanieves le pareció como si hubiera visto brillar oro por ello, pero ella no estaba del todo segura. El oso se corrió rápidamente, y pronto estuvo fuera de la vista detrás de los árboles.

Poco tiempo después la madre envió a sus hijas al bosque para conseguir leña. Allí ellas encontraron un árbol grande talado en la tierra, y cerca del tronco algo brincaba de acá para allá en la hierba, pero no podían distinguir qué era. Cuando miraron más de cerca vieron a un duende con una vieja cara malhumorada y una barba como de un metro de largo, y blanca también como la nieve. El final de la barba estaba prensado en una grieta del árbol, y el pequeño compañero brincaba de acá para allá como un perro atado a una cuerda, y no sabía que hacer.

Él fulminó con la mirada a las muchachas con sus ojos rojos encendidos y gritó:

―¿Qué hacéis vosotras allí de pie? ¿No podéis venir a ayudarme?

―¿Y que hace usted allí, pequeño hombre? ―preguntó Rosarroja.

Ilustración de Alexander Zick.
Ilustración de Alexander Zick.

―¡Ah, vosotras, gansas estúpidas, entrometidas! ―contestó el duende―. Yo iba a talar el árbol para conseguir un poco de madera para cocinar. El poco alimento que uno de nosotros necesita es quemado directamente con troncos gruesos; no tragamos tanto como ustedes, torpes, avaras. Yo acababa de poner la cuña sin peligro, y todo iba como deseé; pero la desgraciada madera era demasiado lisa y de repente saltó el trozo, y el árbol cayó tan rápidamente que yo no pude sacar mi hermosa barba blanca; ¡ahora está tan prensada que no puedo escaparme, y ustedes cara de leche, sudorosas, riéndose! ¡Puf! ¡Qué detestables sois!

Las muchachas intentaron con fuerza, pero no pudieron sacar la barba, que estaba sujeta muy fuertemente.

―Iré a buscar a alguien más ―dijo Rosarroja.

―¡Tú, gansa insensata! ―gruñó el duende―, ¿por qué debería traer a alguien más? Vosotras dos ya sois demasiado para mí; ¿no podéis pensar en algo mejor?

―No sea impaciente ―dijo Blancanieves―, le ayudaré ―y sacó sus tijeras de su bolsillo, y cortó el final de la barba.

Tan pronto como el enano se sintió libre, se acercó a un bolso que estaba entre las raíces del árbol, y que estaba lleno de oro, y levantándolo se quejaba diciéndose a sí  mismo:

―¡Gente grosera, cortar un pedazo de mi fina barba! ¡Que tengáis mala suerte! ―y luego balanceó el bolso sobre su espalda, y se marchó sin volver a mirar para atrás.

Algún tiempo después Blancanieves y Rosarroja fueron a pescar. Cuando llegaron  cerca del arroyo vieron algo como un saltamontes grande que brincaba en dirección al agua y retornaba. Ellas corrieron y encontraron que era el mismo enano.

―¿Hacia dónde va usted? ―preguntó Rosa Roja―. ¿Seguramente no querrá entrar en el agua?

―¡No soy tan tonto! ―gritó el enano―. ¿No ves tú que el maldito pescado quiere llevarme?

El pequeño hombre había estado sentando allí tratando de pescar, y desgraciadamente el viento había enroscado su barba con el sedal; en ese momento un pez grande mordió el anzuelo, pero la débil criatura no tenía la fuerza para sacar al pez; el pescado llevaba la ventaja y tiraba al enano hacia él. Él se agarró a todas las cañas y juncos, pero no le ayudaban y fue obligado a seguir los movimientos del pez, y estaba en peligro inminente de ser arrastrado al torrente.

Las muchachas vinieron justo a tiempo; ellas lo sostuvieron rápido y trataron de liberar su barba de la cuerda, pero todo era en vano, barba y cuerda fueron enredadas rápidamente. Nada quedaba por hacer sino sacar las tijeras y cortar la barba, por lo cual un pedazo de ella se perdió. Cuándo el enano vio aquello gritó:

―¿Es eso civilizado? Tú, hongo venenoso, desfigurar la cara de alguien. ¿No era bastante para anteriormente cortar el final de mi barba? Ahora tú has cortado la mejor parte de ella. No puedo dejarme ser visto por mi gente. ¡Desearía que hubieras sido hecha sólo para gastar las suelas de sus zapatos!

Entonces él agarró un saco de perlas que estaba entre los juncos, y sin decir una palabra más lo alzó y desapareció detrás de una piedra.

Resulta que otro día la madre las envió a la ciudad para comprar agujas e hilo, y cordones y cintas. El camino las condujo a través de un brezal sobre el cual había  pedazos enormes de roca esparcidos por aquí y allá. En eso ellas notaron a una ave grande que se cernía en el aire, volando despacio una y otra vez alrededor de donde estaban ellas; y el ave volaba más abajo y más abajo, y por fin se posó cerca de una roca no muy lejos. Inmediatamente ellas oyeron un grito fuerte, lastimoso. Corrieron y vieron con horror que el águila había agarrado a su viejo conocido, el duende, e iba a llevárselo. Las muchachas, todas piadosas, inmediatamente agarraron al pequeño hombre, y tiraron contra el águila tanto rato, que por fin ella abandonó a su presa. Tan pronto como el enano se había repuesto del impacto, gritó con su voz chillona:

―¡Debieron haberlo hecho con más cuidado! ¡Vosotras arrastraron mi abrigo marrón de modo que quedó todo rasgado y lleno de agujeros, ustedes criaturas torpes, insensatas!

Entonces él tomó un saco lleno de gemas, y se escabulló otra vez bajo la roca en su agujero. Las muchachas, que para estas fechas ya se habían acostumbrado a aquel ingrato enano, continuaron su camino e hicieron su mandado en la ciudad.

Cuando ellas cruzaban el brezal otra vez de regreso en su camino a casa, sorprendieron al duende, que había vaciado su bolso de gemas en un punto limpio, y no había pensado que alguien pasaría por allí tan tarde. El sol de la tarde resplandecía  sobre las piedras brillantes; y brillaban y centelleaban con colores tan maravillosos que ellas se quedaron quietas mirándolas.

―¿Por qué están ahora de pie quietas allí? ―gritó el duende, y su cara pálida gris se puso toda roja con la rabia.

Ilustración de Alexander Zick.
Ilustración de Alexander Zick.

Él seguía con sus malas palabras e insultos, cuando de pronto se oyeron unos gruñidos fuertes, y un oso negro vino trotando hacia ellos desde el bosque. El enano se asustó terriblemente, y no podía ponerse a salvo en su cueva, ya que el oso le había bloqueado la entrada. Entonces apoderado por el terror, gritó:

―Querido Sr. Oso, sálveme, le daré todos mis tesoros; ¡mira las hermosas joyas que están allí! Concédame la vida; ¿qué disfrutaría usted con un pequeño compañero tan delgado como yo? Al morderme usted no me sentiría entre sus dientes. Venga, tome a estas dos feas muchachas, ellas son bocados muy gratos para usted, tienen grasa como codornices jóvenes; ¡por piedad, cómelas a ellas!

El oso no puso atención a sus palabras, y golpeando a la mala criatura con su pata, el duende fue a golpearse su cabeza contra una roca y no se movió nunca más. Las muchachas habían corrido asustadas, pero el oso las llamó:

―Blancanieves, Rosarroja, no tengáis miedo; esperad, iré con vosotras.

Entonces ellas reconocieron su voz y lo esperaron, y cuando él las alcanzó, de repente su piel cayó, y apareció de pie allí, un hermoso joven, vestido con trajes de oro.

―Soy el hijo de un Rey ―dijo él―, y fui encantado por aquel malvado duende que había robado mis tesoros; he tenido que correr todo el bosque como un oso salvaje hasta que fui liberado por su muerte. Ahora él recibió su propio castigo bien merecido.

Blancanieves se casó con el príncipe, y Rosarroja con el hermano de él, y entre ellos dividieron el gran tesoro que el duende había recogido en su cueva. La madre vivió pacífica y felizmente con sus hijas durante muchos años más. Ella cuidó los dos rosales con mucho cariño y los mantuvo al frente de su ventana, y continuamente le brindaban las rosas más hermosas, blancas y rojas.

fin

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s